Excursion a Killarney Glen: roca en forma de corazon

23 noviembre, 2015 - Nathalie

Muchos me preguntáis que como es que viajamos tanto: no hace falta gastar mucho dinero para viajar, solo ganas y saber montárselo bien. En vez de hacer excursiones guiadas, busca información por internet y vete a la aventura: para ahorrar dinero, hay que ser un viajero, no un turista. Por ejemplo, este fin de semana, nos hemos juntado 4 amigos y nos hemos ido a pasar el sábado a un parque nacional en las montañas de Gold Coast; hemos pasado un día increíble, y por apenas nada de dinero.

El viernes por la tarde decidimos que teníamos ganas de ir a algún sitio a pasar el sábado, a pesar de que ponía que haría mal tiempo, nos decidimos a levantarnos temprano e irnos a donde fuera. ¿A dónde ir? Pues habíamos visto una foto en Instagram de unas rocas con forma de corazón, y decidimos ir a investigar que era.

Por la mañana recogimos a nuestros amigos, y comenzamos a seguir el GPS (pusimos Beechmont como destino). El día estaba muy nublado y comenzó a llover, tanto que casi tuvimos que darnos la vuelta por culpa de la tormenta. Pero decidimos seguir un poco más, y según íbamos subiendo la montaña, dejó de llover, aunque había cada vez más niebla. Aunque poco a poco, comenzó a despejarse el día, a salir el sol, y a aparecer cada vez más fauna cerca de la carretera: vimos muchos loros de colores, cacatúas etc…

Llegamos al pueblecito de Lower Beechmont, y paramos en un pequeño restaurante para preguntar cual era el camino, ya que estábamos super perdidos. Allí una amable señora nos dio un mapa, y nos explicó el como llegar a ese mágico lugar. Os pondría aquí el mapa, pero lo he perdido, aunque me acuerdo del camino y os lo cuento al final de este post. Aparcamos el coche, y la ruta comenzaba arriba de la montaña, e iba bajando haciendo zig zag. El camino es de unos 35 minutos o quizás algo más, aunque la bajada es bastante fácil a pesar de que está bastante empinada. Hay un momento en el que el camino se divide en dos: hay que girar a la izquierda. Y luego de nuevo, se abren dos caminos, uno a la derecha (para ver la cascada desde arriba) y otro a la izquierda, para bajar a bañarte en las pozas.

Nosotros fuimos primero a la derecha para verlas. Y por fin, llegamos a la famosa fotografía que habíamos visto de la roca con forma de corazón: la verdad que es precioso y muy romántico.

Luego bajamos por el otro camino y poco tardamos en darnos un buen chapuzón en el agua. Había un par de familias con sus niños disfrutando del día, que se había despejado por completo y había salido el sol como en un día normal de verano. No íbamos preparados para bañarnos (no llevábamos bañador), pero lo improvisamos. Para llegar a la cascada desde abajo, tan solo hay que seguir el cauce del río hacia arriba. Las vistas desde abajo son alucinantes; fueron instantes muy memorables. Esta excursión de un día ha sido perfecta; la recomiendo muchísimo sobre todo en un día de calor, para refrescaros.

A la vuelta, la ruta hacia el coche fue más dura: se tardan unos 45 minutos y es todo subida; pero el esfuerzo mereció la pena, mucho, muchísimo. Cuando pasamos por el pueblo de Lower Beechmont después de pasar todo el día río arriba y río abajo, estábamos muertos de hambre, así que paramos a comer en el restaurante donde nos dieron el mapa; nos comimos una hamburguesa deliciosa, de éstas rurales y campestres, super barata.

Así que como he dicho al principio, no hace falta gastar mucho para conocer sitios nuevos, y pasarlo genial.

Situación geográfica:

Al principio no sabíamos a donde íbamos, pero luego descubrimos que el lugar se llama Killarney Glen, es un parque nacional, situado en las montañas de la ciudad de Gold Coast, a 40KM de esta ciudad, y a 90KM de Brisbane. Os dejo las coordenadas aquí.

Cómo llegar:

Hasta aquí no hay forma de llegar que no sea en coche, ya que no hay autobuses. Hay que llegar hasta el pueblecito de Lower Beechmont y atravesarlo; continuar por la carretera principal hasta salir del pueblo, y seguir otros 8 minutos conduciendo hasta llegar a una rotonda, donde hay que coger la penúltima salida (ya que la última sería volver por el camino por el que acabas de venir). Luego seguir otros 6-8 minutos por ese camino, hasta llegar a un cartel, a la derecha, donde pone que ya estás en el destino y hay un pequeño parking para dejar el coche. No está muy bien señalizado, así que hay que estar muy atentos.

Coste:

Nosotros fuimos en mi coche y gastamos 8$ de gasolina cada uno, más 7$ de una hamburguesa para almorzar = 15$ por un día perfecto de aventura. 

Nos vemos muy pronto en el paraíso.

N.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto rápido:

info@unsaltoaaustralia.com

Facebook Instagram YouTube LinkedIn Email

©2020. UN SALTO A AUSTRALIA

Newsletter