Itinerario de viaje: Ruta por la Great Ocean Road

17 enero, 2016 - Nathalie

La Great Ocean Road es la mejor ruta para hacer en Australia. Es uno de los viajes en carretera más populares del país, muy conocido por su belleza, paisajes y fauna. Este ha sido uno de los viajes más bonitos que he hecho. La gente suele hacer una ruta de 3 días y no llegar más lejos de los famosos 12 Apóstoles; nosotros hicimos una ruta de 9 días y llegamos hasta el estado de South Australia: ya que viajamos lo hacemos bien. Estuve buscando información por internet durante semanas para planear el mejor road trip por la Great Ocean Road; y tras haberla hecho y disfrutado tantísimo, os quiero contar cuales son las 9 paradas obligatorias en esta carretera; las que más me han gustado a mi 🙂

1. SPLIT POINT LIGHTHOUSE 

Este es el faro más bonito que he visto nunca. Está al borde de un acantilado que tiene unas vistas increíbles, donde se mezclan el color verde intenso de la vegetación y el azul eléctrico del océano que está a sus pies; también hay varias formaciones rocosas muy interesantes. Es una muy buena parada antes de comenzar la GOR para apreciar lo que viene a continuación. Es un caminito rápido, de una hora por los senderos; estad atentos, hay muchos loros de colores en esta zona.

2. CARTEL DE LA GREAT OCEAN ROAD

Obviamente, hacerse una foto con el cartel de la Great Ocean Road es obligatorio. Aquí es donde oficialmente comienza la entrañable ruta. Mucho cuidado ya que pasan coches constantemente; siempre hay que estar alerta.

3. EL PUEBLO DE LORNE

Lorne es un pequeño pueblecito costero muy pintoresco y adorable. Tiene una magia especial, y es perfecto para parar a comprar provisiones (si no las tienes ya) y pillar algo para comer. Tiene unas casitas de colores de lo más monas; pero lo realmente famoso de este pueblo es que tiene una de las mejores playas de Australia para hacer surf: Bells Beach; además de las increíbles vistas desde Teddy’s Lookout. Recomendadísimo.

4. APOLLO BAY: KAYAK CON FOCAS 

Apollo Bay fue sin duda una de mis paradas favoritas a lo largo de la ruta. Es también un pueblecito pequeño, pero precioso. Tiene como un royo muy bohemio, antiguo; todas las casitas de madera, muchos colores, y en primera linea de playa. Pero lo mejor de este sitio no son ni sus playas, ni su gente (super amable) ni su comida (uno de los mejores fish and chips que he probado en mi vida), sino sus focas. ¿Como? Si: focas. A menos de un par de kilometros mar adentro, hay una mini isla donde vive una colonia de focas, y hay una excursión que puedes contratar para hacer kayak cerca de ellas y verlas. Como sabéis, soy fiel amante de los animales y me encanta conocerlos en su habitat natural, así que no dudamos en contratar la excursión: una de las mejores cosas que he hecho en mi vida: hacer kayak con focas.

Para los que queráis vivir también esta experiencia, os dejo la web: Surf & Kayak Apollo Bay. No hicimos fotos, pero si lo grabé todo en video, el cual os dejo para que podáis ver de que trata la excursión. De verdad, que lo repetiría una y mil veces; y no tengáis miedo, no hay peligros, son animales super inteligentes y graciosos, nada agresivos; como perritos acuáticos que venían para curiosear cuando los llamábamos.

5. KOALAS EN OTWAY PARK 

Otra de las cosas que más me gustó, fue ver Koalas salvajes en Otway Park. Este parque nacional es precioso, y tiene mil cosas que ver y hacer. En él, viven miles de Koalas y son muy fáciles de ver. Nos costó un poco encontrar el sitio, porque habíamos leído que era cerca del faro, así que llegamos al final de la carretera, donde estaba el Lighthouse de Otway Park y era de pago, y yo no había leído en ningún sitio que hubiera que pagar; pero nos dijeron que los Koalas estaban en esa carretera que conducía al faro. Que simplemente hay que conducir muy despacio y mirar y buscar mucho. ¡Y vimos bastantes! Por lo general siempre verás los Koalas en los árboles, pero de vez en cuando, alguno baja, camina por la carretera y se sube al siguiente árbol  así es como se consiguen fotitos tan chulas como esta.

6. LOS 12 APÓSTOLES 

Me dijeron que el mejor momento del día para ver los 12 apóstoles de la Great Ocean Road es al atardecer; sin duda no me mintieron. Estas formaciones rocosas erosionadas por el fuerte oleaje son muy famosas por su majestuosidad, pero en mi opinión, lo más mágico es el cielo, cuando se tiñe de rosa mientras cae el sol: el tiempo parece que se para. Ese instante se me grabó en la memoria y a día de hoy se me pone la piel de gallina de recordar lo bonito que era aquel paisaje. A pesar de que fuimos en Navidad, y había muchísima gente, el mirador es absolutamente enorme, y pudimos admirar aquel precioso lugar sin agobiarnos. No puedo negar que fue uno de los mejores atardeceres que he visto en mi vida.

Al día siguiente, bajamos los Gibson Steps para bajar a la playa de los 12 apóstoles y ver estas rocas de cerca. Impactan mucho porque son mucho más grandes de lo que parecen en fotografía. Por cierto, no son 12, son 9, pero para añadirle más dramatismo le pusieron ese nombre.

7. LA PLAYA DE LOCH AND GEORGE Y BAY OF MARTYRS

Desde que la conocí, también se convirtió en una de mis playas favoritas. Loch and Gorge es una de las playas más paradisíacas de Australia, ya que al estar encerrada entre los acantilados se forma una pequeña cala donde apenas hay olas y el agua es absolutamente transparente y turquesa; es preciosa. Hay unos caminos y miradores por los acantilados donde se ve todo desde arriba, que es increíble. Pero lo mejor es bajar y bañarte en el agua, que a pesar de estar algo fría, compensa con el calorcito tan bueno que hace. También a la derecha hay una cueva muy chula para investigar.

Y luego también nos aventuramos a perdernos por la Bay of Martyrs, que nos encantó. Sus aguas también eran transparentes, había mucha menos gente y la arena es roja. También tiene un par de calitas muy chulas para pegarse un baño, los acantilados están chulísimos y el color rojizo le da mucho dramatismo a las fotografías que hagas 🙂

8. WARRNAMBOOL, EL PUEBLITO CON MÁS ENCANTO 

Mucha gente termina la ruta de la Great Ocean Road en los 12 apóstoles y se da la vuelta: no saben lo que se pierden. Por ejemplo, la visita al pueblo de Warrnambool, fue una de las que más nos gustó en este viaje. Este lugar es muy pequeñito, pero está rodeado de naturaleza y animales salvajes por todos lados. Yo lo descubrí al encontrar una iniciativa llamada Maremma Proyect, la cual se cuenta en la preciosa película de Oddball, donde un grupo de pequeños pingüinos en peligro de extinción viven en una islita a escasos metros de este pueblo (se llega andando a pie al lugar) y están cuidados por perros guardianes que espantan a los zorros depredadores. Todos los días hacen unos tours al lugar que cuestan 16$, pero con el lanzamiento de la película todo estaba fully booked semanas antes de que empezáramos el viaje: aun así es algo que se me queda pendiente. Otra cosa que tiene este pueblo es que se pueden ver ballenas durante casi todo el año, porque distintas especies de ballenas pasan muy cerca de la costa de este lugar.

Y por último, este lugar ofrece una atracción turística muy divertida, Flagstaff Hill: un mini pueblo marítimo que es un museo antiguo donde se cuenta la historia de Warrnambool. Esta lleno de jardines preciosos, un lago con barcos, tiendas de todo tipo como comisaría de policía, carnicería, frutería… con un estilo muy vintage; tienen incluso un faro. Está inspirado en los años 1870 y es muy recomendable.

9. TOWER HILL UN PARAÍSO NATURAL 

Uno de los sitios que más ganas tenía de ver era la reserva natural de Tower Hill. Es un parque situado en un volcán inactivo que está repleto de rutas preciosas donde puedes encontrar todo tipo de fauna y flora, vimos: pájaros de cientos de especies, serpientes, lagartos, canguros, koalas y emus; todos ellos en plena libertad. Era como ir a un zoológico pero salvaje. Algo que tenía muchas ganas de ver eran Wombats, pero por desgracia no vimos ninguno. Aun así, me encantó el sitio.

Y esta fue la última parada que hicimos en la GOR. Fueron 5 días recorriendo esta maravillosa carretera que me enamoró. No cambiaría nada del viaje, y me alegro no haberla hecho tan rápido como hacen muchos, y de haber llegado más lejos de los 12 apóstoles. Pero aunque aquí acabo la ruta por la GOR, no acabó nuestro viaje: fuimos al estado de South Australia, y volvimos a la ciudad de Melbourne. Pero eso os lo cuento en otro post. Espero que os haya gustado esta guía de viaje por la Great Ocean Road, y si conocéis algún otro sitio que valga la pena visitar o que hayáis descubierto, dejádmela en los comentarios.

Nos vemos muy pronto en el paraíso.

N.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto rápido:

info@unsaltoaaustralia.com

Facebook Instagram YouTube LinkedIn Email

©2020. UN SALTO A AUSTRALIA

Newsletter