8 consejos para sobrevivir a un vuelo de más de 20 horas

11 enero, 2019 - Meri

Lo de que quieres ir a estudiar en Australia es algo que ya tienes claro. Es más, quizá hasta ya tienes el visado de estudiante, incluso te has comprado ya el vuelo y sólo te queda contárselo a todo el mundo ¡y avisar en el trabajo! 😀

Pero, ¿te has planteado aún que tienes por delante un vuelo de más de 24 horas? Los que nos hemos hecho este trayecto varias veces sabemos lo que son estos vuelos interminables con escalas en aeropuertos raros de los que ni siquiera puedes salir, con la casa a cuestas y cambios de horario que te hacen perder la noción del tiempo.

Para ayudarte a sobrevivir a ese vuelo que te cruzará el mundo enterito y te dejará en el que será tu nuevo hogar hemos preparado este post 🙂 Además así queremos también evitaros los errores que cometimos todos también en nuestro primer vuelo España-Australia que lo hicieron todavía más inhumado…

1. VE DIRECTO A AUSTRALIA

Si te dejas guiar por los precios que algún comparador de vuelos (que, tampoco te voy a mentir, todos usamos y todos caemos en la trampa) seguramente acabemos comprándote un vuelo de 50 horas que incluye escalas interminables en 3 o más países. Si, te ahorrarás unos 100€-200€ tal vez… ¿pero a qué precio?

Créeme que lo más importante no es ahorrarte esos eurillos sino evitar el estrés (porque el día que vuelas a Australia por primera vez ya es bastante estresante de por si…).

Siendo honestos es muy difícil que encuentres un vuelo directo de tu ciudad a Australia (especialmente si no eres de una gran ciudad como Madrid o Barcelona) pero lo que sí debes buscar es que los diferentes vuelos sean con la misma compañía así tus maletas irán directamente a Australia y que no hagas más de 2 escalas, sobre todo que las escalas no sean largas para que no acabes volviéndote loco en algún aeropuerto perdido del mundo después de 12 horas allí encerrado (si, también hemos pasado por eso por ahorrarnos esos eurillos que te comentaba antes…).

Este consejo aplica sobre todo si no eres un viajero experimentado, si es la primera o de las primeras veces que vas a salir de casa y, por supuesto, si es la primera vez que vas a hacer un viaje tan largo como el que supone llegar hasta Australia.

Si eres un viajero empedernido y crees que puedes manejarlo, it’s up to you 😉

2. LLEVA TODA LA DOCUMENTACIÓN CONTIGO

Este punto es también muy importante pues no sabes a qué vas a enfrentarte en los aeropuertos y en las aduanas del mundo (en muchos países, aunque no salgas del aeropuerto durante la escala, tendrás que pasar por el control de pasaportes).

Australia es un país que vigila mucho la inmigración y en el que es prácticamente imposible entrar de manera ilegal, así que cuando menciones que tu destino final es Australia, te pedirán que muestres la visa. Y no solo en los controles de pasaporte, también en las diferentes aerolíneas al subirte al avión o al hacer el check-in.

Así que para evitar sobresaltos innecesarios ni añadir más estrés a tu viaje o pasar un mal rato, imprime tu visa y llévala contigo durante todo el viaje, junto con tu pasaporte y tus billetes de avión. Y así, si alguien te la pide en cualquier momento, la tendrás a mano y todo se quedará ahí en una mera pregunta rutinaria 🙂

3. PIDE PASILLO Y/O RESERVA TU ASIENTO

Ya seee que quieres estar en la ventanilla del avión y no perderte nada de lo que puedas ver desde el cielo. Y si, yo también he pasado por eso y precisamente por eso añado este punto a la lista de consejos: para un viaje de 14h es mejor sentarte en el pasillo.

¿Por qué? Pues porque créeme que no quieres estar en la ventanilla todas esas horas con dos personas roncando a tu lado sin poder levantarte para ir al baño o para estirar las piernas ? además la mayor parte del vuelo será de noche y no tendrás nada que ver a través de la dichosa ventanita del avión.

Este es el consejo de una viajera experimentada que decidió que nunca más se haría un vuelo largo sentada en la ventana (mucho menos en el medio de los tres asientos, eso NI SE TE OCURRA). Si hay una vez en la vida en la que merezca la pena gastarse el dinero en reservar un asiento con antelación, es esta. Además de que elijas pasillo, y dando por echo que no vuelas en business ni en primera, reserva los vuelos junto a las salidas de emergencia, donde tendrás más espacio para estirar las piernas 😉

4. VUELA EN PIJAMA (O CASI)

Cuando lleves 8 horas en el avión, ya no sabrás cómo ponerte. Habrás comido, ido al baño, leído, visto dos películas y hecho 3 amigos y, aún así, no habrás dado con la postura para estar a gusto y en paz en tu asiento (nadie lo consigue, ni aunque te tomes pastillas para dormir… aunque estas ayudan bastante, pero por favor, no le digas a tus padres que te estoy recomendando drogarte en el vuelo a Australia xD).

Volviendo a lo del pijama: la ropa con la que viajes es fundamental, en serio. Lleva ropa cómoda y holgada. Nada de vaqueros ni mallas ajustadas, porque las piernas y los pies se te hincharán durante el viaje. Lleva zapatos cómodos y permítete quitártelos durante el vuelo. Llévate unos calcetines calentitos para el trayecto y una chaqueta o un jersey, porque en los aviones hace frío (MUCHO FRÍO); seguramente te den una manta y una mini almohada para el viaje pero sé precavid@ y llévate tu sudadera calentita, no vayas en manga corta o morirás de frío.

Y, además, puedes llevar algo para cambiarte de ropa en la escala por si te sientes algo roñoso después de tantas horas de vuelo ? también cepillo y pasta de dientes y desodorante, imprescindible para la escala!

5. BEBE AGUA

Volar deshidrata tu cuerpo y el agua te ayudará a que concilies mejor el sueño y evites los problemas de estómago. Al igual que deberías evitar café o refrescos con cafeína durante el vuelo para que no interfieran en tu sueño (que ya de por sí será difícil de conciliar).

6. LEVÁNTATE Y CAMINA

Y aunque muchos son partidarios de elegir la ventanilla para dormir más cómodos, al final no estarás cómod@ sea cuál sea el asiento que tengas y como te he dicho antes, tener la libertad de levantarte y caminar por el avión en caso de que lo necesites es fundamental. De echo, además de levantarte a estirar las piernas, es bueno que hagas pequeños estiramientos mientras estás de pie; de cuello, de brazos, de piernas y de espalda. Cuando vuelvas a sentarte, podrás descansar mejor.

7. LLEVA COSAS PARA ENTRETENERTE

Y después de todos los consejos anteriores, este último creo que es uno de los más importantes porque puede que mueras de aburrimiento en tus dos vuelos de 10 horas (de los que no te libra nadie para llegar a Australia, sorry). Además, tendrás que hacer frente a las escalas, no solo a las horas de vuelo.

Mis imprescindibles para un vuelo largo son:

  • un libro (que no pese mucho pero que te guste lo suficiente como para mantenerte enganchado y entretenido)
  • auriculares (SUPER IMPORTANTE – los necesitarás en cualquier circunstancia pero sobre todo si tu vecino de asiento te da el vuelo roncando)
  • libreta y boli (por si te aburres y te apetece darte a la escritura)
  • pelis o series en el movil / ordenador / tablet (dependiendo de la compañía puede que ni siquiera tengas pantallita en el asiento y no es broma: con AirAsia, por ejemplo, en todos los vuelos que he cogido entre Australia y Kuala Lumpur los aviones son tipo Ryanair pero más grandes y no hay pantalla ni ningún tipo de entretenimiento a bordo, Y SON MÁS DE 8 HORAZAS DE VUELO!)
  • el movil con batería y el cargador a mano para poder enchufarlo donde surja

8. LLEVA COMIDA PARA EL VUELO

Una de las cosas que podrás hacer en un vuelo de esta magnitud, es elegir qué tipo de comida prefieres. Y no es que vayas a poder elegir de un menú, no -al menos si vas en clase turista-, sino que podrás decidir si quieres el menú estándar -este es el que te pondrán si no dices lo contrario- o si prefieres un menú vegetariano, vegano, sin gluten, o casi cualquier cosa que se te ocurra.

Y esto ocurre dado el número de nacionalidades, religiones, etnias, que puede haber en un vuelo. Así que, cuando compres el vuelo, asegúrate de mirar si puedes elegir el tipo de menú que quieres. Y recuerda hacerlo siempre antes del día del vuelo.

Personalmente siempre llevo un sándwich, frutos secos, fruta, chocolate… algunas cositas así para comer en el vuelo porque raras veces me como la comida del avión (sorry, me da asco, y además soy vegetariana y de nuevo, por experiencia propia, no en todas las aerolíneas cuentan con menú vegano / vegetariano). Además ellos te dan la comida cuando toca, si te llevas tú algo de comer puedes comértelo cuando quieras, obviamente 🙂

Y por último solo me queda añadir que a pesar del vuelo del infierno que se hace largo de narices, VALE LA PENA. Así que el último consejo que me queda por añadir: tráete las good vibes puestas de casa y prepárate para tu nueva vida.

¡Nos vemos pronto al otro lado del mundo! 

MERI ?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto rápido:

info@unsaltoaaustralia.com

Facebook Instagram YouTube LinkedIn Email

©2020. UN SALTO A AUSTRALIA

Newsletter