Natural Bridge Cave en Springbrook National Park (Queensland)

18 abril, 2014 - Nathalie

A veces veo fotografías en Instagram o Pinterest de lugares absolutamente increíbles, pero que me da la sensación que son retoques fotográficos y que no existen más que en eso, una fotografía, la cual distorsiona la realidad. Y eso es lo que pensaba que me pasaría al visitar Natural Bridge Cave en el parque nacional de Springbrook, escondido entre las montañas de Gold Coast. Las fotografías se veían increíbles, y parecían de cuento de hadas, pero pensaba que sería el ángulo, el fotógrafo y photoshop. Imaginaos mi sorpresa, cuando pisé aquella cueva y me di cuenta que ni las imágenes que había visto en internet le hacían justicia a este lugar tan mágico.

El fin de semana pasado, nos reunimos unos cuantos y decidimos organizar una excursión para pasar un día de forma diferente. Estuve investigando en blogs y demás, y encontré esta cueva; y como no, me moría de ganas por ver el lugar en primera persona. Así que el Sábado bien temprano nos juntamos 7 amigos y nos pusimos rumbo a los montes de Gold Coast para pasar el día.

Según íbamos entrando al bosque, los colores se iban saturando más. Aquello comenzaba a parecer una selva. Sabía que el clima de esta zona era sub-tropical, pero no imaginaba jamás que descubriríamos un sitio tan bonito. Nuestra primera parada del día, fue a 5 kilómetros antes de llegar a Natural Bridge. Ibamos conduciendo y vimos a nuestra derecha un parque precioso, así que paramos a investigar. Por detrás del parque, había un río, y un columpio colgando de un árbol. Jugamos ahí durante horas como críos y nos bañamos a pesar de que el agua estaba muy fresquita.

Serian como las 12.30 del medio día, cuando nos entró hambre, y nos dispusimos a hacer la comida. Como os dije, en el parque que habíamos encontrado (el cual no tiene perdida, porque está antes de llegar al lugar), había barbacoas, así que hicimos un picnic ahí mismo: es un sitio que esta genial, porque tiene hasta agua (no potable) y baños. Después de almorzar nos tumbamos a la sombra de unos árboles mientras disfrutábamos de la naturaleza y el sol en todo su esplendor.

Y por fin, nos volvimos a montar en el coche, 5 minutos más, hasta llegar a unos aparcamientos justo a la entrada de la ruta que teníamos planeada hacer. Es una ruta cortita, creo que andando a paso medio se tardan 35 minutos en hacerla, pero nosotros nos parábamos en cada piedra, nos íbamos haciendo mil fotos por el camino y disfrutándolo, por lo que tardamos un par de horas, además de que luego esperamos a que anocheciera (ahora os cuento el porqué). La ruta es muy sencilla, está señalizada y es para principiantes totalmente; no había apenas gente el día que nosotros fuimos.

Es un lugar precioso: el bosque es tan frondoso que cuando la luz se cuela entre las hojas de las copas de los árboles crea un efecto mágico, todo es verde mires a donde mires, parece que estás en gigante-landia porque los árboles son altísimos y hay muchas plantas con hojas más grandes que una persona. Estábamos disfrutando del paisaje muchísimo, hasta que vimos la cueva con la famosa cascada: os juro que parecía una postal perfecta, sacada de un libro de cuento de hadas. Es una de las cosas más bonitas que he visto en mi vida. Transmitía una sensación de paz, tranquilidad, felicidad… que es difícil incluso de explicar. A pesar de que había carteles donde ponía que no nos podíamos bañar, como no había gente alrededor, unos cuantos (entre ellos, yo, como no) nos atrevimos a meternos bajo la cascada: es un momento que no olvidaré jamás.

Pero lo mejor de este sitio no son ni el precioso bosque, ni la increíble cascada, sino la cueva cuando cae la noche. No sé si sabéis lo que son los glow worms; para los que no, son unos gusanitos bioluminiscentes que tan solo están en Australia y Nueva Zelanda y viven dentro de las cuevas húmedas. Cuando cayó la noche, esta cueva se iluminó entera por estos bichitos: parecía algo sacado de otro universo. Tuve la piel de gallina todo el rato que estuvimos ahí dentro.

  • ¿DÓNDE ESTÁ?: En el estado de Queensland, en las montañas de la ciudad de Gold Coast, a 50 minutos de esta, y hora y media desde Brisbane.
  • ¿CÓMO LLEGAR A LA CUEVA?: La ubicación es bastante fácil de encontrar. El camino está muy bien indicado, pero aun así, os dejo las coordenadas en Google Maps para que no tengáis problema. Aparca el coche en el parking que hay a la entrada del camino, y ya comienza la ruta caminando: NATURAL BRIDGE CAVE
  • COSTE DE LA EXCURSIÓN: GRATIS. Es una excursión de un día que no tiene más coste que la gasolina, en la cual nos gastamos 7$ por persona; el coche era de un amigo por lo que no había que alquilarlo y trajimos la comida de casa. Total de 7$.

Los que queráis ver más fotografías, podéis entrar a este ALBUM DE FOTOS. Esta excursión ha sido una de las experiencias más alucinantes que he vivido en mi vida. La recomiendo muchísimo, además, tan cual la hicimos nosotros, almorzando todos en el parque, y disfrutando la ruta lentamente para apreciar toda su belleza. Y a los que se animen a hacerla: ¡Espero que la disfrutéis tanto como yo!

Nos vemos muy pronto en el paraíso.

N.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto rápido:

info@unsaltoaaustralia.com

Facebook Instagram YouTube LinkedIn Email

©2020. UN SALTO A AUSTRALIA

Newsletter