Aprendiendo a hacer surf en Australia

15 enero, 2014 - Nathalie

Me encantan los deportes de riesgo: todo lo que libera adrenalina, añádelo a mi lista. Siempre me sentido como pez en el agua, soy muy fan del mar y también soy una excelente nadadora, por lo que el deporte por excelencia en Australia siempre me ha llamado mucho la atención: el surf.  

Siempre pensé que aprender a hacer surf no me sería difícil, ya que cuando aprendí a hacer snowboard, en menos de 2 horas ya controlaba la tabla y en 3 días ya me tiraba por las pistas más difíciles. Pero no, el surf es muy diferente; incluso sabiendo hacer snow, surfear me resultó realmente jodido aunque es muy divertido. Y es que la nieve no se mueve, y tan solo tienes que aprender a encontrar el equilibrio con el movimiento, mientras que en el surf tienes que hacerlo con el movimiento y con el agua: es mucho más inestable. 

También tengo que confesar una cosa: la razón por la que he tardado tanto en alquilar una tabla y tirarme al agua ha sido porque le tengo pánico a los tiburones. Australia, quiera que no, es uno de los lugares donde más ataques de tiburón hay en el mundo, y a pesar de que tan solo hay una media de 4 muertes al año en el mundo entero, me daba mucho miedo. Pero ver tanta gente en las playas practicando este deporte me hizo superar ese terror y atreverme a intentarlo.

La experiencia de surfear ha sido una de las mejores que he tenido nunca. Fuimos el fin de semana a Byron Bay, alquilamos un par de tablas todo el día y dimos una clase de un par de horas para aprender.

Al principio es muy difícil: hay que entrar al agua con una tabla bastante grande (las mejores para aprender son las de goma espuma) y pasar el rompe-olas. Hay que nadar bien fuerte, hasta entrar bien adentro, girar la tabla para acabar mirando a la orilla, y cuando venga una ola, nadar lo más rápido posible para cogerla. Es mucho más complicado en la práctica que en la teoría. Durante las primeras horas tan solo conseguimos aprender a coger el equilibrio tumbados en la tabla, a nadar, girar y pasar las olas por debajo. Luego hicimos una parada para descansar y comer algo ¡Moríamos de hambre después de tanto ejercicio físico!

La segunda vez que entramos al agua, nos tiramos otras cuantas horas; y ahí a base de esfuerzo y perseverancia terminamos de controlar más o menos el elegir y coger olas: todo esto tumbados. Ya a lo último, conseguimos ponernos de pie, Fran dos veces y yo una: pero por menos de 5 segundos.

Como digo, fue super divertido y lo pasamos genial ese día. Si nunca te has montado en una tabla, echa un vistazo a estos CONSEJOS PARA HACER SURF POR PRIMERA VEZ. Recomiendo a todo el mundo esta experiencia, y ya me contaréis que tal vuestra primera vez.

Nos vemos muy pronto en el paraíso.

N.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto rápido:

info@unsaltoaaustralia.com

Facebook Instagram YouTube LinkedIn Email

©2020. UN SALTO A AUSTRALIA

Newsletter