©2016. UN SALTO A AUSTRALIA

CONTACTO RÁPIDO:

info@unsaltoaaustralia.com

 

  • Facebook
  • Instagram
  • Youtube
  • Linkedin
  • Email

Newsletter

/                   /                                 /                   /

----------------------------------------------------------------------------------------------------

----------------------------------------------------------------------------------------------------

Entrevista a Aina "En Australia no todo es de color rosa".

Aina es una joven Española que como muchos descubrió la posibilidad de estudiar inglés en Australia y dio el salto para vivir la experiencia. Tras regresar a España por dos años, ha vuelto a Brisbane de nuevo para revivir esa aventura que tanto le gustó junto con una buena amiga. Una de sus frases con la que más nos hemos identificado en la entrevista es "En Australia no todo es color de rosa, pero lo bueno supera lo malo". Si te interesa conocer la vida en Australia, quédate a leer las palabras de Aina, quién nos lo ha detallado todo con muchísimo cariño.

 

 

-Nombre, edad, lugar de nacimiento y profesión.

Soy Aina, tengo 25 años, soy de Mallorca (el pequeño paraíso del Mediterráneo para los mallorquines jajaj) y el año pasado terminé la carrera de Trabajo Social en la Universidad de las Baleares. En 2014 di mi primer salto a Australia para probar la experiencia, y bueno ya tengo todo listo para dar el salto a Australia de nuevo, esta vez acompañada de una amiga. Creo que va a ser algo increíble.

 

 

-¿Cuánto tiempo estuviste en Australia?

Pues en un principio tenía visado de estudiante para 8 meses, y luego lo extendí unos meses más con un certificado en negocios. En total estuve un año justo; llegué un 20 de enero y me fui el mismo 20 de enero del año siguiente.

 

 

-¿Por qué decidiste dar el salto a Australia? ¿Y por qué éste país y no otro?

¿Por qué decidí dar el salto a Australia? Tengo que ser sincera y decir que realmente la principal motivación fue por amor jajaja. Cuando conocí a mi pareja (de aquel momento) él ya me planteó la idea de ir a Australia. Él es italiano y tenía visado W&H, entonces para él era bastante fácil y poco costoso. La verdad que fui fácil de convencer…

 

A los pocos meses ya me estaba informando del proceso que tenía que seguir para poder conseguir mi visado. Sinceramente, nunca me había planteado irme tan lejos de mi isla y nunca se me había pasado por la cabeza irme tan lejos. Pero en esos meses que me estuve informando de cómo dar el salto, leí mucho sobre Australia, y cada vez más me iba llamando más la atención y tenía más ganas de llegar a ese país dónde todo parecía tan fácil y tan diferente a lo que en España estamos acostumbrados, como por ejemplo encontrar trabajo sin hablar perfectamente el idioma.

 

Me dejé llevar bastante, y en ningún momento tuve miedo, quizás no era consciente de lo lejos que estaba Australia jajaj.

 

 

 

 

-¿Qué ciudad elegiste y por qué? ¿Te ha gustado?

Elegí la ciudad de Brisbane, lo tenía bastante claro… Lo que más me decantó a elegir Brisbane fue el clima. No me gusta nada el invierno, y buscaba un lugar con clima bastante suave y un laaaaaargo verano. También el hecho de que sea una ciudad pequeñita y muy fácil de conocer. Yo soy de isla pequeñita y las grandes ciudades no se me dan muy bien…

Brisbane cumplió todas mis expectativas, me encantó!!!! Es una ciudad muy sencilla e intuitiva, con todo lo indispensable para vivir bien, y con muchos estudiantes extranjeros, como yo, que ayudan a que no te sientas tan solo y lejos de casa, ya que todos estábamos en la misma situación.

El único inconveniente de Brisbane es que la playa queda bastante lejos, para mí eso era un problema ya que en la isla la playa nos queda bien cerquita, pero bueno en la ciudad está la playa artificial que ya hace el apaño y a mí me encantaba pasar allí mis días libres.

 

 

-¿Cómo fue el comienzo de tu aventura?
Bueno pues imagino que como todos los comienzos… Fue un poco duro y difícil: te encuentras muy lejos de casa, prácticamente solo y no conoces nada… Es un país diferente, idioma diferente, cultura diferente… Todo era diferente para mí.

Pero bueno iba con la idea de que tenía que ponerme a trabajar nada más llegar, así que el primer objetivo fue encontrar casa, que lo conseguimos en dos días y el siguiente objetivo era encontrar trabajo.

 

Yo no tenía grandes ahorros, ya que me había ido a Australia de improvisto como aquel que dice jajaja, por eso me puse el objetivo de encontrar trabajo la primera semana. De lo que fuera, me daba igual. De hecho mi inglés era muy malo y no estaba como para exigir.

 

Estuve la primera semana fijada en la búsqueda de trabajo, no paraba de caminar y dejar currículums… Y claro todo esfuerzo tiene su recompensa y en una semana ya empecé a trabajar. Encontré trabajo en un hotel de housekeeper; vamos limpiando habitaciones. 

 

Al principio fue complicado porque yo no hablaba inglés y no entendía nada a los aussies, pero tuve mucha suerte ya que era un hotel familiar y me acogieron como a una más. De hecho mantuve ese trabajo todo el año que estuve en Australia. Claro que limpiar no es el mejor trabajo del mundo, y quizás podría haber intentado buscar algo mejor, pero los jefes me hicieron sentir como en casa y se convirtieron en mi familia de allí, de hecho a día de hoy mantenemos contacto.

Cuando te vas tan lejos de casa y te encuentras tan solo, es un placer encontrarse con esa gente que está a tu lado, te comprende y te presta una mano cuando lo necesitas, y tuve la suerte de encontrarme con muchas de estas personas.

 

 

-¿Qué es lo que peor llevaste al principio de llegar? ¿Ha valido la pena dar el salto? ¿Por qué?

Bueno, lo que peor llevé al principio fue el idioma, estuve unas dos semanas que no quería hablar con nadie, tenía mucha vergüenza y me agobiaba mucho al no entender a nadie. En el trabajo me sentía súper incómoda porque no quería hablar con nadie y muchas veces no entendía lo que me mandaban a hacer. Pero empecé el curso de inglés y eso me ayudó mucho a soltarme, a no tener miedo a hablar y también a aprender inglés claro…

También lo que me costó al principio y también lo eché de menos durante todo el año que estuve allí es la comida; cuanto echaba de menos el jamón serrano y la comida buena de mi madre jajaj.

 

Claro que sí valió la pena dar el salto a Australia y mucho!! Mi mentalidad ha cambiado muchísimo, he aprendido mucho sobre los demás, me ha ayudado abrir la mente, a conocer muchísima gente de diferentes lugares del mundo con ideas y culturas totalmente diferentes y además he aprendido muchísimos sobre mi misma. Australia me ha ayudado a conocerme a mí misma, cuando te encuentras totalmente sola a tanta distancia de tu casa desarrollas habilidades que ni tú mismo conoces.

 

Personalmente ha sido una experiencia súper enriquecedora para mí, que ha despertado mi espíritu aventurero que pensaba que no existía, me ha abierto la mente y además me ha dado la oportunidad de conocer un país tan increíble como Australia.

 

 

 

-¿Es la vida en Australia como la imaginabas?

Realmente no me podía imaginar cómo era la vida en Australia… Sabía que todo sería bastante diferente pero no imaginaba como podía ser.

 

Claro que todos pensamos que Australia es el típico país donde siempre hace calor y donde todo el mundo se pasa el día en la playa y surfeando jajaja… Y bueno la gente también trabaja y estudia. Es un país con mucha seguridad, muy buena calidad de vida, muchas oportunidades laborales (algo muy importante para aquellos que venimos de España), y también muchos lugares que conocer y disfrutar.

 

 

-¿Qué has estudiado en Australia?

Cuando llegué hice un curso de General English durante tres meses. Un curso intensivo, súper importante para mí, para mejorar mi inglés y para soltarme y hablar. Después tuve vacaciones y empecé un Business certifícate, donde realmente no aprendes mucho inglés, pero bueno es un curso económico y además era solo un día por semana.

 

 

-¿Y qué tal fue la evolución de tu inglés desde que llegaste hasta cuando te fuiste?

Bueno la evolución fue muy grande, ya dije que cuando llegué a Australia mi inglés era muy malo; en segundo de Bachiller nunca aprobaba ni un examen de inglés jajaj. Por eso el primer curso intensivo durante tres meses fue súper importante para mí sobre todo para darle caña a la gramática y para perder el miedo a hablar.

 

El trabajo también fue importante para el desarrollo de mi inglés, ya que tenía que comunicarme y no me quedaba otra que hablar inglés. Y bueno ahora trabajo en una empresa en la que atiendo llamadas en inglés y no tengo problemas para comunicarme, así que puedo decir que la evolución de mi inglés fue buenísima!


 

-¿Cuál fue tu primer trabajo? ¿Cuánto tardaste en conseguir trabajo? ¿Y cómo lo conseguiste?

Bueno ya he comentado anteriormente que trabajé en un hotel como housekeeper, ese fue mi trabajo durante todo el año que estuve viviendo en Australia. Este trabajo lo conseguí yo misma entregando currículums en mano. Siempre he pensado que a la hora de buscar trabajo lo mejor es ir personalmente a entregar el currículum, pienso que es lo más efectivo, de hecho yo nunca mandé currículums por internet, todo lo hice entregando en mano. Eso sí, los primeros días caminé mucho y me aprendí la ciudad enseguida, pero dio sus frutos y conseguí trabajo bastante rápido.

 

Una manera también efectiva de encontrar trabajo es conociendo gente, con el tiempo conoces gente que te puede ayudar y te puede recomendar algunos sitios por experiencia propia, ya que en Australia también es fácil encontrar trabajo por recomendación. Así conseguí otro trabajo, dónde iba a limpiar una guardería unos días por semana, ya que mi amigo me ofreció trabajar con él y bueno todo lo que sea trabajar y ganar unos dólares extra siempre iba bien… Él era el encargado de aspirar el suelo y yo iba detrás con el mocho jajajajaj

 

 

-¿Y por qué has decidido volver a Australia?

Sinceramente los últimos meses en Australia se me hicieron un poco duros; echaba mucho de menos a mi familia y amigos y tenía mucha necesidad de verlos. Aunque una vez que estoy de vuelta en mi ciudad y estoy con mi gente pues echo de menos lo que estaba viviendo en Australia jajaja Se puede decir que un poco caprichosa si!

 

Creo que Australia en un país muy grande con muchas oportunidades y me quedaron muchas cosas por hacer y sobre todo por visitar. Contándole mis experiencias a mi amiga, la he convencido para ir, y ésta vez nos vamos juntas: la experiencias compartidas siempre soy mejor. Y además me encanta que otra gente tenga la oportunidad de conocer un país tan maravilloso como Australia donde todo es tan diferente a lo que estamos acostumbrados.

Ella es una buena compañera de viaje y creo que esta aventura va a ser increíble, ya que tengo la experiencia de la vez anterior, el doble de ganas y la mejor compañía.


 

-¿Cómo conociste Un salto a Australia? ¿Por qué nos has elegido ahora la segunda vez que vienes?

Conocía a Nathalie a través de su chico, Fran, los dos estudiábamos en la misma escuela. Tan lejos de casa, cuando encontraba españoles se me iluminaba el alma jajaja. Siempre tenemos tendencia a juntarnos con nuestra gente la verdad. Y bueno, son una pareja encantadora, siempre que tenían algún plan me invitaban y salimos varias veces juntos. Da gusto encontrarse con gente encantadora cuando estas tan lejos de casa. Siempre mantuvimos el contacto y cuando me enteré que Nathalie había empezado con la agencia Un salto a Australia, no dudé en pedirle ayuda y también esto me facilitó el empujoncito que me faltaba para decidirme a volver a Australia.

 


-Lo que más de menos echas de Australia.

Pues echo de menos Australia en general. Volver a hablar inglés, le cogí el gustillo al inglés y echo de menos estar en ambientes donde se habla el idioma.

También echo de menos mi independencia, a ver si me explico, que soy independiente igual, pero como he explicado antes el hecho de encontrarte solo y tan lejos te ayuda a desarrollarte personalmente y a conocer habilidades de ti mismo que antes desconocías.

Echo de menos los animales raros, jajjaj Australia está lleno de especies de animales que ni conocía…

 

No sabría concretar lo que echo de menos, porque el país en sí me enamoró y me quedaron muchas aventuras pendientes, como por ejemplo surfear, algo que voy a hacer pronto en muy buena compañía!

 

 

-¿Has viajado por Australia? 

Sí, viajé por Australia lo que pude, pero me han faltado muchos sitios por conocer, que espero poder visitarlos en esta segunda experiencia.

 

Estuve en Melbourne y en Sydney, dos ciudades que me encantaron y me enamoraron, de hecho me planteaba volver a Australia y cambiar de ciudad a una de estas dos, pero el hecho de que sean grandes ciudades y sobretodo el clima me paralizó bastante, y finalmente decidimos Brisbane que ya la conozco bastante.

Melbourne es una pequeña Europa en Australia, es preciosa… y Sydney es otro estilo mas playero que también me enamoró, de hecho seguro que volveré a visitarlas.

 

Luego visitamos un poco Queensland, teníamos una furgoneta con cama para dormir y cuando teníamos tiempo aprovechábamos para viajar un poco por la costa. Soy de isla pero reconozco que las playas australianas son muy bonitas! Y bueno Byron… mi lugar favorito en Australia, ese estilo tan surfero me encanta, lo único que para vivir te limita un poco el tema del trabajo ya que no es muy grande, pero volveré!

 

 

 

-Cuéntanos algo que te haya parecido súper diferente en cuanto a la cultura en Australia.

 Bueno creo que el estilo de vida en general es bastante diferente al que estamos acostumbrados en España, entonces al principio casi todo te llama la atención. Yo me fijaba siempre en los uniformes de los colegios jaja me parecían de película.

 

Las infinitas especies de animales que te podías encontrar por la calle, cada dia descubría una nueva, y sobre todo los murciélagos que eran gigantes y me dan un pánico que me muero!!

 

Algo que sí me llamó la atención al principio fue la seguridad que hay en el país. A parte de la gran cantidad de policías que hay, en la ciudad hay cámaras por todos lados… Al principio no lo entendía, también porque yo vengo de una ciudad muy pequeña y bastante segura, pero luego entendí que es algo súper importante y además te ayuda a sentirte súper cómoda. Muchas veces iba sola por la calle tanto de día como de noche y nunca nunca tuve miedo, y esto es muy importante en un país.

 

Una curiosidad con esto de las cámaras fue que me encontré 20 dólares en el suelo, y tenía una cámara encima de mi cabeza, me quedé un rato mirando el billete y tenía miedo de cogerlo por si acaso aparecía la policía a buscarme, y lo dejé allí. Creo que Australia es el lugar donde he visto mas billetes en el suelo jajaj

 

 

¿Qué le dirías a aquellos que tienen miedo a dar el salto?

Bueno les diría mil cosas, pero principalmente que no tengan miedo, el miedo simplemente es una barrera que nosotros mismos nos ponemos. Que no existe nadie incapaz de conseguir algo, que con ganas todos podemos conseguir lo que nos proponemos.

 

Es verdad que en Australia no todo es de color de rosa ehhhh, que también se pasan momentos duros: para mí lo más duro es la soledad, pero es verdad que como todo en la vida, hay cosas positivas y cosas negativas, pero en este caso lo bueno supera lo malo.

 

Que aunque esté tan lejos, Australia es el país ideal para iniciar una aventura, para aprender y para experimentar ya que tiene muchas facilidades, y hay muchos estudiantes que se encuentran en la misma situación y esto facilita mucho la integración en el país.

 

Creo que podría escribir horas y horas sobre Australia, porque tengo tantos buenos recuerdos… Realmente fue una experiencia que me cambió la forma de ver la vida. Así que animo a todo el mundo a dar el Salto a Australia, que no tenga miedo y que os vais a encontrar con gente encantadora que os lo va a facilitar todo muchísimo como los chicos de Un salto a Australia ;)

 

 

Please reload