©2016. UN SALTO A AUSTRALIA

CONTACTO RÁPIDO:

info@unsaltoaaustralia.com

 

  • Facebook
  • Instagram
  • Youtube
  • Linkedin
  • Email

Newsletter

/                   /                                 /                   /

----------------------------------------------------------------------------------------------------

----------------------------------------------------------------------------------------------------

8 consejos para sobrevivir a un vuelo de más de 20 horas

January 11, 2019

Lo de que quieres ir a estudiar en Australia es algo que ya tienes claro. Es más, quizá hasta ya tienes el visado de estudiante y sólo te queda contárselo a todo el mundo ¡y avisar en el trabajo! :D 

 

Pero, ¿te has planteado aún que tienes por delante un vuelo de más de 24 horas? Mi récord para llegar a Australia desde España está en 33 horas, con una escala de 13 horas en Vietnam, donde no pude salir del aeropuerto. Acojonante, ¿verdad? 

 

Pues para eso escribo el post de hoy. Para que evites todos los errores que he cometido en un montón de vuelos de ida y vuelta a Australia y enseñaros, además, cómo sobrevivir a un vuelo de más de 20 horas. 

 

 

 

 

 

1. VE DIRECTO A AUSTRALIA

 

Empecemos por el principio. 

Es posible que encuentres vuelos más económicos si haces escala en dos países, vuelas con dos compañías distintas y te dejas guiar meramente por el precio de algún comparador de vuelos.

 

Pero de lo que estamos hablando hoy es de evitar el estrés -porque el día en que vuelas a Australia es el más estresante y agotador de tu vida- y de llevar las cosas en orden. Llevar controlado todo lo que puedas controlar. 

 

Así que mi primer consejo es que vueles desde tu ciudad, directo a Australia. Especialmente si eres un viajero no experimentado aún. Esto no quiere decir que no vayas a hacer escalas. Pero asegúrate de volar con la misma compañía todo el trayecto y de que tus maletas van directas a Australia. 

 

 

 

2. LLEVA TODA LA DOCUMENTACIÓN CONTIGO

 

En cinco años de idas y venidas a Australia, dos veces me han parado por el camino. Pero no en las temidas aduanas, no..

La primera vez, la propia compañía aérea me paró mientras hacía el check in, antes de embarcar, y me pidieron el visado. La segunda, me paró la policía porque el pasaporte con el que había salido y entrado del país, eran diferentes (porque renové el pasaporte en Australia antes de salir y, al entrar, pasé media hora eterna esperando, hasta que comprobaron que yo era la misma persona).

 

Estarás nervioso, llevarás 40 kilos de equipaje por más que te advertimos que no era necesario llevarse todo el armario, te quedarás sin WiFi y no encontrarás el maldito visado.

 

Conclusión, imprime TODA la documentación y hazte una carpetita para el viaje. No te cuesta nada y viajarás mucho más tranquilo.  

 

 

 

 

3. PIDE PASILLO Y/O RESERVA TU ASIENTO 

 

Y ahora que ya tienes claro lo anterior, hagas lo que hagas, al hacer el check in, pide pasillo. Catorce horas de trayecto sentado al lado de una ventana con dos personas roncando al lado tuya.. Cuando quieras ir al baño o quieras levantarte para estirar las piernas, en ese momento, te acordarás de mí :p Haha

 

Y si hay una vez en la vida que merezca la pena gastarse el dinero en reservar un asiento con antelación, es esta. Además de que elijas pasillo, y dando por echo que no vuelas en business ni en primera, reserva los vuelos junto a las salidas de emergencia, donde tendrás más espacio para estirar las piernas. O los asientos delanteros, donde también tienes espacio extra (pero ojo con estos asientos, porque la mayoría de familias suele optar por ellos y puede que te pases 14 horas escuchando niños gritar y llorar.. Good luck!)

 

 

 

4. VUELA EN PIJAMA (O CASI)

 

Cuando lleves 8 horas en el avión, ya no sabrás cómo ponerte. Habrás comido, ido al baño, leído, visto dos películas y hecho 3 amigos y, aún así, no habrás dado con la postura para estar agusto y en paz en tu asiento. 

 

La ropa con la que viajes es fundamental, en serio. Lleva ropa cómoda y holgada. Nada de vaqueros ni mallas ajustadas, porque las piernas y los pies se te hincharán durante el viaje. Lleva zapatos cómodos y permítete quitártelos durante el vuelo. Llévate unos calcetines calentitos para el trayecto y una chaqueta o un jersey, porque en los aviones hace frío. 

De echo, lo ideal es vestir a capas, para que puedas ir regulando tu temperatura corporal. 

 

Y, además, lleva contigo una muda en tu equipaje de mano, por si te apetece cambiarte durante la escala. Así como una toallita pequeña para poder refrescarte y asearte un poco si lo necesitas. Cepillo de dientes, imprescindible.  

 

 

5. BEBE AGUA

 

Al igual que deberías evitar café o refrescos con cafeína durante el vuelo para que no interfieran en tu sueño, es esencial que bebas agua durante el vuelo. Volar deshidratará tu cuerpo y el agua te ayudará a que concilies mejor el sueño y evites los problemas de estómago.

 

 

6. LEVÁNTATE Y CAMINA

 

Y aunque muchos son partidarios de elegir la ventanilla para dormir más cómodos, ¡sigo creyendo que gana el pasillo! :p Levantarse durante el vuelo es fundamental; cada hora, cada tres.. Lo que necesites. De echo, además de levantarte a estirar las piernas, es bueno que hagas pequeños estiramientos mientras estás de pie; de cuello, de brazos, de piernas y de espalda. Cuando vuelvas a sentarte, podrás descansar mejor. 

 

 

7. LLEVA COSAS PARA ENTRETENERTE

 

Uno de los objetivos fundamentales en un vuelo de este calibre, es no morir de aburrimiento por el camino. Porque no solo tendrás que hacerle frente a las horas de vuelo, sino también al tiempo que pasas en el aeropuerto durante las escalas. 

Imprescindible llevar auriculares, así como un libro, un libreta para escribir, cartas si viajas con amigos.. ¡Lo que se te ocurra! 

 

Lo bueno en este tipo de vuelos internacionales de larga distancia es que las compañías aéreas suele contar con pantallas individuales para cada uno, donde encontrarás música y películas internacionales, juegos, etc. 

 

Y, por favor, lleva el cargador del móvil -y de todos los dispositivos que lleves encima- contigo, en la maleta de mano. Y, si puedes, una batería portátil puede salvarte la vida en estos casos. 

 

 

 

 

8. LLEVA COMIDA PARA EL VUELO 

 

Una de las cosas que podrás hacer en un vuelo de esta magnitud, es elegir qué tipo de comida prefieres. Y no es que vayas a poder elegir de un menú, no -al menos si vas en clase turista-, sino que podrás decidir si quieres el menú estándar -este es el que te pondrán si no dices lo contrario- o si prefieres un menú vegetariano, vegano, sin gluten, o casi cualquier cosa que se te ocurra. 

 

Y esto ocurre dado el número de nacionalidades, religiones, etnias, que puede haber en un vuelo. Así que, cuando compres el vuelo, asegúrate de mirar si puedes elegir el tipo de menú que quieres. Y recuerda hacerlo siempre antes del día del vuelo. 

 

Si te digo que la comida del avión deja bastante que desear, no es nada nuevo. Así que te recomiendo, además, que lleves contigo algo de comer. Frutas, frutos secos, galletas.. Ya que es un viaje bastante largo y los precios de los aviones y de los aeropuertos son carísimos. 

 

 Lo dicho... Llévate comida. 

 

 

 

A pesar de todo, las largas horas de vuelo merecerán la pena :) Así que sigue estos consejos cuando estés listo para dar el salto y ¡nos vemos en Australia! :)

 

 

 

Solo tienes una vida. Y reinventarla es posible. 

Ana Martín 

Please reload